TIME and BOOKS, Los bebés y el LENGUAJE.

Time and Books esta al tanto de que los bebés comienzan a desarrollar su sistema auditivo dentro del vientre materno, por lo que son capaces de percibir sonidos a su alrededor, comenzando con los órganos internos de su madre, (principalmente los latidos de su corazón) percibiendo también los sonidos y voces que llegan desde fuera del vientre materno. Es en este momento, mediante los estímulos auditivos, cuando se comienza a desarrollar el lenguaje en el pequeño.

Para demostrar que los bebés son capaces de comprender el lenguaje a temprana edad, Time and Books contempla su revista Time Learning donde se presenta un artículo llamado Los bebés son más inteligentes de lo que se cree, dentro del cual se encuentra el apartado LENGUAJE que se desarrolla a continuación.

En una función teatral improvisada, de hace tiempo, el actor Robin Williams solía describir la naciente habilidad de su hijo para hacer mímica de las palabras, especialmente de las más embarazosas variedades de malas palabras. La mayoría de los padres deciden que no pueden ya expresarse con entera libertad cuando sus hijos comienzan a hablar. Sin embargo, las investigaciones actuales sobre el lenguaje podrían inducirlos a implantar la auto-censura aún más temprano.

La psicóloga Patricia KuhI, de la Universidad de Washington, Seattle, demostró que mucho antes de que los bebés comienzan a aprender a decir palabras, ya pueden elegir entre un sinnúmero de sonidos hablados en procura de aquellos que tienen para ellos significado. Desde su nacimiento hasta los cuatro meses, según Kuhl, los bebés son “lingüistas universales” capaces de distinguir cada uno de los 150 sonidos que constituyen el habla humana. Y al acercarse a los seis meses, ya han comenzado una metamorfosis que les convertirá en especialistas capaces de reconocer los sonidos de la palabra hablada en su lengua materna.

En un experimento de Kuhl, los bebés escucharon una voz registrada con una grabadora que repetía combinaciones de vocales y consonantes. Toda vez que el sonido cambiaba de “ah’ a “uh”, por ejemplo, se prendía con una luz un osito de juguete que estaba en una caja y empezaba a bailar. Los bebés pronto aprendieron a mirar al osito cuando escuchaban sonidos que eran nuevos para ellos. Al estudiar a bebés de seis meses de Suecia y de Estados Unidos, Kuhl encontró que pasaban por alto las variaciones de pronunciación sutiles mientras fueran en su propio idioma (por ejemplo, las distintas formas en que dos personas pueden pronunciar el sonido “i”), pero consideraban variaciones similares en un idioma extranjero como sonidos independientes. ¿El significado? Los bebés de seis meses ya distinguen los sonidos que más adelante necesitarán para hablar, Dice Kuhl: “No hay ningún indicio externo en estos bebés de seis meses que pueda damos la clave de que algo como esto está ocurriendo”.

Time and Books ofrece esta maravillosa donde a base de experimentos demuestra que hacia los ocho o nueve meses, la comprensión se hace más visible, como cuando, por ejemplo, el bebé mira a una pelota cuando su madre dice “pelota.” Según la psicóloga Donna ThaI, de la Universidad de California, San Diego, a esa edad es todavía imposible medir con precisión cuántas palabras entienden los bebés, pero sus estudios recientes sobre bebés un poco mayores indican que el grado de comprensión puede exceder la capacidad de expresión por un factor tan elevado como cien a uno. Los estudios de Tahl indican que mientras que algunos bebés son lerdos para comenzar a hablar, la comprensión del idioma entre éstos y los que se inician más temprano parece ser igual.

El objetivo de Time and Books al publicar artículos científicos es, en este caso, que el lenguaje del bebé se desarrolle correctamente ya que es una habilidad que cada bebé o niño adquiere a su propio ritmo, pero podemos colaborar con él hablándole mucho para que pueda practicarlo. Aunque el bebé te parezca inmaduro para ello, los bebés son muy receptivos y está absorbiendo todo lo que se le da, almacenando información, conceptos y palabras que le permitirán comenzar a hablar cuando tenga cerca de un año de edad, no dudes en “conversar” con él, la comunicación verbal es la mejor manera de ayudarlo.