Ediciones Culturales Internacionales y Revista Selecciones presentan: “Las buenas costumbres se heredan”, ¡Feliz día de muertos 2017!

Ediciones Culturales Internacionales y Revista Selecciones se unen, una vez más, para recordar esta tradición tan hermosa perteneciente al pueblo de México.

El Día de Muertos es una tradición mexicana milenaria resultado de la fusión entre la cultura prehispánica y la evangelización. Este fecha se celebra desde mucho antes de la conquista española. Los antecedentes se remontan aproximadamente al año 1800 a.C. como lo indica una máscara de barro procedente de Tlatilco, Estado de México. En el México prehispánico, tras las guerras entre pueblos, era una tradición conservar los cráneos de los enemigos como trofeos para mostrarlos en rituales que se relacionaban con la muerte y el renacimiento.

 

¿Cómo hacer una ofrenda?
No existe una forma “oficial” de hacerla, varían dependiendo las diferentes zonas del país. Pero hay rasgos generales: se usan elementos como agua, veladoras, imágenes de santos, fotografías del o los difuntos. Y en algunos casos se preparan algunos guisados que eran los favoritos en vida.
Flor de cempasúchil
Tiene un color anaranjado intenso, es la más común en un altar de muertos. Tanto su belleza como su olor atraen a las almas de los difuntos hacia la ofrenda. Muchas veces las flores se colocan en forma de cruz o formando un “sendero” a seguir por las ánimas. Se ocupan -aunque en menor medida- otras flores de color morado y blanco.
Papel picado
A un pliego de papel de china se le hacen varios cortes para formar figuras como calaveras, o palabras referentes a la ocasión. Normalmente se usan muchas para decorar la ofrenda en forma de mantel.
Imágenes de los difuntos
Pueden ser fotos sueltas o enmarcadas o inclusive retratos dibujados o pintados. En el caso de no contar con una fotografía, puedes representarlos con una calaverita de azúcar.
Copal
El olor atrae a las almas. Por su asociación con la religión, es un fuerte símbolo de oración y purificación. Se puede emplear el incienso también para este propósito.
Agua
Es la fuente de la vida, se ofrece a las ánimas para mitigar su sed después del largo recorrido. En algunas culturas simboliza la pureza del alma. Sal Se coloca en un recipiente sobre el altar como símbolo de purificación.
Veladoras o cirios
Son el símbolo del fuego. Es común incluir una para cada difunto recordado más otra para un alma “olvidada”. Suelen colocarse varias veladoras en forma de cruz. Pan de muerto El postre típico de esta celebración, siempre presente en esta época del año. Puede ser dulce o salado.
Comida y bebida
Las ánimas han viajado desde muy lejos y necesitan recobrar fuerzas. En la ofrenda se acostumbra incluir platillos tradicionales mexicanos, frutas de la estación o dulce de calabaza. También se pueden colocar las comidas y las bebidas que más les gustaron en vida a los ahora difuntos.
Calaveras

Suelen emplearse calaveras de chocolate, azúcar o amaranto en diferentes tamaños. Sirven como recuerdo del destino final de cada ser humano y, al mismo tiempo, de la muerte como algo inevitable y no del todo temible. Hay quienes comparten las también llamadas calaveritas, que consisten en epitafios de humor dedicados a algún amigo, familiar o personaje público. Celebrar Día de Muertos es una tradición 100% mexicana, su magia, rituales y tradiciones son tan particulares que la UNESCO lo ha declarado patrimonio cultural inmaterial de la humanidad.