Tipos de células

 

De acuerdo con las estructuras básicas de las células, éstas pueden clasificarse en dos grupos: procariotas y eucariotas.

Células eucarióticas: el resto de organismos, ya sean unicelulares (algunas algas) o multicelulares (animales y plantas), están formados por células eucariotas (del griego “núcleo verdadero”). Estos organismos poseen un núcleo celular bien definido y presentan numerosos organelos en el citoplasma, lo cual permite una mayor organización de las funciones dentro de las células.

Células procariotas: (del griego “antes del núcleo“ o “sin núcleo“). No existe una membrana nuclear que aísle el material genético del citoplasma. Todos los organismos de este tipo son unicelulares, y en este grupo se encuentran los más antiguos y menos desarrollados como las bacterias.

 

La estructura de la flor

 

La flor es el órgano de reproducción sexual de las plantas y en ellas, según su tipo, pueden reunirse los órganos masculinos y femeninos o encontrarse separados en flores diferentes, e incluso en plantas diferentes. En las flores se pueden diferenciar cuatro estructuras particulares denominadas verticilos, que son:

El cáliz: es la primera y más externa de las estructuras y está constituido por los sépalos, que tienen como función proteger las estructuras internas de la flor durante su desarrollo.

La corola: está conformada por los pétalos de la flor que, en muchos casos, y gracias a sus colores y olores llamativos, funcionan como mecanismo de atracción de los polinizadores.

El gineceo: es la estructura más interna. Está compuesta por los carpelos, que se reúnen en una estructura conocida como pistilo, la cual se encarga de producir y contener los gametos femeninos, macroesporas u óvulos.